Tips para sobrevivir el INTENSO dolor de los brackets

Loading...

Alguien me recomendó comer pan blanco remojado en leche, pero incluso ahora recuerdo muy bien (y hace ya más de 10 años que llevé mi tratamiento), que ni siquiera eso era capaz de comer. Es un martirio que parece interminable, pero sólo durará algunos días y todo tiene su razón de ser.

Cuando los dientes son movidos con el tratamiento de ortodoncia, se inflaman los tejidos de soporte, para destruir el hueso de un lado y crear hueso del otro lado para permitir el movimiento.

Este dolor será directamente proporcional a la fuerza aplicada, y al umbral al dolor de cada persona, he ahí que algunas personas pueden pasar esta etapa de la ortodoncia sin mayor problema. Si sigues estos pequeños consejos, puede que no la pases tan mal.

1.- Evita completamente las frituras. Estas producen grandes molestias al hacer que tus dientes choquen con mucha fuerza

2.- Algunos métodos y tiempos de cocción permiten alimentos más blandos fáciles de masticar.

3.- Piensa que los purés y los licuados son tus amigos y mejores aliados durante los primeros días.

Loading...

4.- El uso de analgésicos para modificar tu resistencia al dolor es permitido, pero evita su abuso, siempre será mejor adaptarte a una nueva dieta que dopar a tu organismo durante una semana.

5.- La carne de pescado es muy blanda y muy deliciosa, aunque si de verdad extrañas la carne de res, siempre puedes optar por embutidos o carne molida.

6.- Dejar tu mandíbula semi abierta durante todo el día, permite realizar los movimientos ortodónticos con mayor rapidez, acortando el tiempo de tortura en tu boca.

7.- Evita tener que usar tus dientes frontales para comer frutas, esto te romperá un bracket y retrasará tu tratamiento, corta en pequeños trozos para que tus muelas hagan todo el trabajo, (ellas son las que menos dolor te causan).

8.- Evita las riñas y los deportes de contacto físico, un pequeño golpe puede hacerte pasar un verdadero mal momento.

9.- La comunicación con tu odontólogo es crucial, las fuerzas aplicadas a un diente pueden ser medidas y controladas para hacer el tratamiento más cómodo y seguro.